Dónde encontrarnos

miércoles, 26 de octubre de 2016

Presentación de She was so bad en Madrid



El próximo miércoles, 2 de noviembre, os esperamos en La Central de Callao.

Estaremos varias de las autoras de She was so bad y la editora, presentando el libro y la editorial.


Al finalizar el acto, habrá vino y picoteo.

lunes, 3 de octubre de 2016

She was so bad! - Presentación en Barcelona




No queda nada para que She was so bad! salga a la calle, y nosotras con él, claro, para presentarlo donde haga falta.

La primera parada será Barcelona. Estaremos el próximo 22 de octubre, sábado, en la librería Veus amb Veu.


Contaremos con la presencia de varias autoras del libro, con las que charlaremos sobre She was so bad!, la editorial, y sobre cualquier cuestión que os surja.

¡Os esperamos!




La labor del editor, del antólogo, es muy similar a la labor del coleccionista. La labor de ambos se fundamenta en la búsqueda y la selección. Detrás de una colección de singles, detrás de la nómina de autores de una publicación, se esconde una intención, un estilo, un criterio personal. Hay quien se siente cómodo en la rareza. Hay quien prefiere moverse entre lo conocido. Lo conocido atrae a lo conocido, se retroalimenta, se hace más grande: más conocidos, más presencia, más reconocimiento, más poder. La rareza sigue quedándose al margen, oculta, difícil de encontrar. Hay una labor que honra al editor, al antólogo, y que no suele ser propia del coleccionista. Es la labor de visibilizar. Publicar. Hacer público. Al purista, por ejemplo, no le suelen gustar los recopilatorios. El título de este libro tamaño single sale de un recopilatorio de rarezas —She Was so Bad es una canción del grupo de garage de los 60 Blue Embers— que encontré en Spotify. A las autoras de este libro de 7”, las encontré por internet. Las busqué porque estaba indignada con la publicación —otra más— de un libro de tono pulp en el que participan seis autoras ante la abrumadora presencia de sesenta autores. Y siempre es la misma respuesta, ¿sabes? Siempre se me responde que las mujeres no están interesadas en la serie b. A las mujeres no les va la narrativa visceral. Así que respondí con una convocatoria. Los géneros narrativos no son una cuestión de género. No voy a permitir que me digan que escribo como un hombre cuando escribo con violencia, cuando escribo con pasión, cuando escribo visceral. Soy una mujer que escribe, y en mi ficción también hay violencia, también hay oscuridad, también hay humor negro, porque el talento y el estilo narrativo no van determinados por el sexo del autor. Pero aquí estamos, teniendo que demostrar una vez más que seguimos siendo rara avis en nuestro propio hábitat, y que sigue siendo necesario (re)unirnos, para mostrarnos y demostrar que estamos aquí, y que no hay justificación posible para dejarnos al margen.
Adriana Bañares, editora.


Evento en Facebook:  She Was So Bad! En Barcelona